Prosas y sinceridades Alegatos y musarañas Roberto Clemente

Roberto Clemente



Roberto Clemente – A treinta años de su exaltación al salón de la fama 

 

Este año se cumplen treinta años desde que la Asociación Americana de Cronistas del Baseball nominó y ratificó al “Astro Boricua” al Salón de la Fama de las Grandes Ligas.  Roberto Clemente fue el primer jugador latino exaltado a tal honor y el único pelotero que no ha tenido que esperar por los cinco años de retiro reglamentario para tal merito.  Sin embargo, su galardón llegó demasiado tarde ya que durante años los cronistas negaron el justo reconocimiento a sus meritos.  Se puede decir que solo admitieron su grandeza después de su muerte.   Roberto Clemente nació en Carolina, Puerto Rico y se destacó como atleta desde que era un niño.  En 1955 comenzó su carrera con los Piratas de Pittsburgh, equipo con el que participó en sus 17 temporadas en las grandes ligas.  Sus constantes estadísticas de bateo, sus múltiples marcas ofensivas, sus 12 guantes de oro y su imponente liderazgo en el campo lo destacan como el mejor jugador de baseball de la década de los años sesenta.  En 1972, al alcanzar la cifra de 3000 indiscutibles, se cumplía el logro más grande que un deportista latino americano hubiese alcanzado en el deporte profesional a nivel mundial.   

No obstante ese merito, muchos de los cronistas deportivos continuaban su agenda de prejuicios contra el jardinero derecho de los Piratas.  Por años, Roberto Clemente conoció el discrimen de primera mano y este vicio social lo llegó a perseguir dentro y fuera del propio parque de pelota.  Varias veces no fue elegido jugador más valioso de la liga a pesar de contar con meritos muy superiores a los peloteros seleccionados.  Llegó a darse el caso donde los propios anotadores interpretaban como errores de la defensa contraria a batazos limpios de Clemente para que el boricua no continuara acumulando promedio de bateo y así no ganara otra corona ofensiva.   Roberto Clemente por ser, además de latino, un hombre de la raza negra, sufrió gran parte de las injusticias que imponía la segregación racial de los Estados Unidos en las décadas de los cincuenta y de los sesenta.  Como puertorriqueño criado en la isla y como hombre integro, Roberto nunca aceptó este trato y denunció el discrimen abiertamente.  Esto le costó a Clemente un alto precio al igual que le sucedió a muchas personalidades de la época que optaban por tal actitud crítica.  Los periodistas lo trataban de ignorar, muchos fanáticos se comportaban hostilmente contra él en los parques y más de una vez recibió amenazas raciales serias.  A todo esto, Roberto Clemente fue siempre un pelotero humilde y dedicado dentro del parque a la vez que un hombre inconforme ante la hipocresía y la injusticia.   Durante gran parte de su tiempo libre, Clemente se dedicó a ayudar voluntariamente a la juventud latina en los Estados Unidos y a los jóvenes en Puerto Rico.  Es de todos sabido que esta actitud desprendida le costó la vida en la víspera del año nuevo de 1972. 

Aquella noche, Clemente se accidentó en un avión que partía hacia Nicaragua con pertrechos para los miles de damnificados que sufrían victimas de un terrible terremoto.  Pero así fue Roberto Clemente.  Aún en el momento mas reconocido de su carrera y en plenas vacaciones navideñas, el boricua   prefirió participar activamente en una gestión caritativa voluntaria.   Hoy día se reconoce a Roberto Clemente con mucho más deferencia que en los días previos a su muerte.  En 1973, poco después de su trágica desaparición, las grandes ligas integraron el “Premio Roberto Clemente” con la intención de reconocer los mejores valores humanos dentro de esta institución.  En la primera entrega de dicho premio, el comisionado del baseball, Bowie Kuhn, se refirió a Roberto Clemente de la siguiente manera. “Además de ser un jugador excepcional, Roberto fue un gran hombre. Como líder y como humanista, él ha sido inspiración para nuestra juventud y para todos en el deporte.  Clemente ante todo ha brindado un inmenso orgullo a la gente de su tierra, Puerto Rico.”.  

Ultima actualización ( Domingo 18 de Abril de 2010 22:20 )